Páginas vistas en total

martes, 4 de octubre de 2016

SABOREANDO UN PENE...

Imagínate... tu amig@ vestida de mujer, faldita, medias, quizá un bonito liguero.

Le bajas la panty. Ya llevan un rato excitados, vistiéndose de mujer; quizá los dos, quizá solo tú, quizá solo él... No importa.


Se han besado en un frenético manoseo lésbico, propio de las personas que gustamos de ser travestis. Sentir otros labios, sentir y disfrutar otra lengua, tocar un cuerpo que nuestra vista capta como el de una mujer, pero nuestro tacto nos revela con algo más...

Tocar el pene de mi amiga igual de erecto que el mío, para finalmente una de las dos bajar lentamente recorriendo su cuerpo, acariciando su pecho, reconociendo y disfrutando las texturas de lo que lleva puesto. Esas medias, ¡Por Dios!

Bajo su tanga, me excita ese movimiento al despojarse de la prenda cuando baja por sus piernas, siento mi pene muy erecto, de hecho hasta lo libero por un lado de mi tanga, ya no puedo contenerlo de la excitación. Comienzo a masturbarme sin dejar de acariciar y recorrer con mis labios el cuerpo de mi amiga.

Finalmente llego con mi boca a su pene que se encuentra igual de excitado que el mío, erecto... saboreo ese líquido que sale de la punta y me excito más.

Por fin exploto en sensaciones en ese momento cuando abro la boca y recorro esos centímetros y ese par de segundos para recibir tu pene entre mis labios, caliente, duro y largo, lo chupo, lo mamo, lo disfruto.

¡Cómo disfruto ser travesti!

Eli "V".








3 comentarios: